Como amantes de Sevilla y aficionados a los grandes planes no podíamos dejar de dedicar un artículo a uno de los lugares más bellos de Sevilla, la Plaza de España.  Esta grandiosa plaza que se ubica en el  Parque de María Luisa fue uno de los proyectos de mayor envergadura realizados para la Exposición Iberoamericana de 1929. Una enorme construcción de ladrillos y azulejos con torres de gran altura y con unas impresionante fuentes, mini canales y puentes de estilo veneciano, pero esto es solo un pequeño resumen de su belleza, así que pasemos a conocer más de ella.

Historia de la Plaza de España

La Plaza de España se construyó en la década de 1920 al Parque de María Luisa, el primer parque de la ciudad de Sevilla que se inauguró en 1914 por la Infanta Maria Luisa Fernanda por la que recibe este nombre. Sin embargo, no se plantea el proyecto de la magnífica plaza hasta  la Feria Mundial Iberoamericana de 1929, en la que también se crean otros pabellones dedicados y conexos a este entorno que hoy se han destinado a museos como por ejemplo el  Arqueológico o el de Artes y Costumbres Populares.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Gabrielle’s Photos: (@gns_bellafoto) el


La atracción principal  de este espectacular lugar de Sevilla es su estructura de semicircular formada por pabellones y galerías y torres, todas rodeadas por un foso con puentes que lo conectan con la plaza gigante y la fuente del otro lado. Su estilo Art Deco hace que destaquen sus colores gracias a los revestimientos de azulejos y formas geométricas, convirtiéndose en un lugar ideal para los amantes de la fotografía.

Además, para hacer más idílico el lugar, en el centro de la plaza se dispone una inmensa fuente que en los días de calor ayudan a refrescar la zona junto con los canales que rodean la plaza y en los que podrás disfrutar de un agradable paseo en bote.

Anibal González y su proyecto de la Plaza de España

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Le passeport de Marine (@lepasseportdemarine) el

El arquitecto que coordinó y presentó todo el proyecto para la Exposición, fue el conocido Aníbal González. Inicialmente, presentó un proyecto en el que el espacio iba dedicado a un estadio deportivo, pero tras varios remodelaciones el 14 de julio de 1914 presenta un documento en el que ya se recoge la Plaza de España como tal. Así, para llenar este enorme hueco, previsto inicialmente para otro uso finalmente dispuso un espacio semicircular en el que se construirían en la zona los pabellones de Actos y Fiestas y el de Industria y Agricultura, un paseo, un canal con varios puentes y un espacio abierto para los actos más solemnes. No obstante, de esta idea se conserva solo la ría, porque en 1918 se modificó cambiando su uso para albergar una universidad por lo que se reestructuró el plano hasta resultar el aspecto que tiene hoy día.

Sin embargo, después de multitud de dificultades para sacar esta idea adelante, en 1926, el arquitecto dimite de su cargo en la exposición, pero lo deja cerrado con su estructura fundamental tomando el relevo en su trabajo Vicente Trayer. Así el 9 de mayo de 1929 queda inaugurado este maravilloso lugar con una ceremonia a la que asistieron las máximas autoridades de España en el momento.

Un monumento que generó controversia

Como ya ha ocurrido con otras grandes construcciones de la ciudad, como por ejemplo Las Setas de La Encarnación, la Plaza de España no fue menos y en su momento creó una gran polémica teniendo detractores como la Academia de Bellas Artes que la rechazaba porque sus torres le hacían la competencia a la Giralda y otros opinaban que la ría no era un acierto para la ciudad, dada la escasez de agua en la zona.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pedro Guida Fotografia (@pedro_guida_fotografia) el

La Plaza de España de Sevilla, un lugar de película

Que la Plaza de España sea uno de los lugares turísticos más bellos de Sevilla, no es una afirmación que solo digan los sevillanos. Tal es su reconocimiento a nivel mundial que hasta famosas filmografías han escogido este mágico espacio como escenario de alguna de sus rodajes, entre ellas destacan Lawrence de Arabia (1926) o La Guerra de las Galaxias, Episodio II.

 

Fotografía de portada: Photo by Alev Takil on Unsplash