Los vigías de una de las costas más espectaculares y vírgenes de España salpican de belleza el paisaje mediterráneo almeriense de Poniente a Levante, y viceversa. Los faros de Almería encierran historia, leyenda y pasado, pero también presente. No en vano, uno de ellos -el de Mesa Roldán- alberga a uno de los pocos fareros que hoy en día quedan en activo en España. Hoy nos movemos contigo por una ruta imprescindible para todo viajero curioso, que nos permitirá recorrer toda la costa de Almería siguiendo la estela luminosa marcada por los potentes focos de estas particulares ‘Estrellas de Belén’ marineras.

Adra, el faro más occidental de Almería

Faros de Almería. Fotografía de el faro de Adra

Fuente: wikipedia

A la tercera fue la vencida en Adra, que cuenta con uno de los faros más jóvenes de la provincia, y que pasa por ser además el más occidental. El actual faro es heredero de dos antepasados, devorado por un temporal el primero (databa de 1896) y ‘jubilado’ por ineficaz el segundo (de 1899), ya que poseía éste una altura insuficiente para cumplir con su función. El definitivo es de 1986 y se erige sobre una estilizada torre de 26 metros, caracterizada estéticamente por sus franjas alternativas rojas y blancas.

Sabinal, el faro ‘desmontable’

Faros de Almería. Fotografía de el faro de Sabinal

Fuente: Blas Fuentes (Flickr)

El faro Sabinal es otro de los faros de Almería que se levanta en uno de los lugares más privilegiados y protegidos de toda Almería, el enclave natural Punta Entinas-Sabinar, un extenso humedal a caballo entre El Ejido y Roquetas, de un altísimo valor ecológico y que es lugar de paso y estancia de numerosas especies de aves, como los flamencos.

La construcción de este faro data de 1863, pero su ubicación original estaba a 400 metros de distancia de donde se erige hoy en día, ya que en 1926 fue reinaugurado tras su traslado tierra adentro, que se hizo piedra a piedra. No se puede acceder en vehículo, aunque merece la pena el paseo de algo más de un kilómetro por un entorno virgen insuperable. EL faro puede ser visitado.

Roquetas, un faro como emblema

La imagen del faro de Roquetas como parte indisoluble del recinto del Castillo de Santa Ana es el icono más representativo y reconocible de esta ciudad marinera. Pocos son los que pueden decir que lo han visto funcionando, pues dejó de prestar servicio a mediados de los 40 del siglo pasado. Sin embargo, su vigencia es total como lugar de referencia en la vida cultural de Roquetas, junto al Castillo, ya que ambos edificios fueron convertidos por el Ayuntamiento en centros destinados a albergar exposiciones y actos culturales y sociales de toda índole. Este faro de Almería se puede visitar de forma gratuita.

El Faro (y el castillo) de San Telmo

Faros de Almería. Fotografía de el faro de San Telmo

Fuente: www.ual.es

El Faro de San Telmo domina la entrada a Almería desde el Poniente, en un tramo costero muy rocoso y peligroso, especialmente apto para naufragios. Su actividad como faro es relativamente reciente, data de 1976, cuando se le añadió la función luminosa al castillo que lo alberga, que fue construido para proteger el cercano puerto de la capital. Se accede hasta su torre a través de una bonita y empinada escalinata de piedra, en la escarpada zona de Bayyana, a tiro de piedra de la entrada a Almería por el Puerto. Ofrece unas vistas únicas de la bahía de la capital, desde sus 77 metros sobre el mar.

Faro de Cabo de Gata, la luz de las Sirenas

Faros de Almería. Fotografía de el faro de Cabo de Gata

Fuente: wikipedia

El punto más suroriental de la Península Ibérica es también uno de los que ofrece las vistas más estremecedoramente bellas de esta parte del Mediterráneo. Dejarse cautivar junto a su torre por la vista de los agrestes acantilados y el conocido Arrecife de Las Sirenas es casi obligatorio, un gesto que repiten sin excepción sus numerosos visitantes.

Además, este faro de Almería es el que funciona desde hace más tiempo, ya que fue inaugurado en 1865. Y ahí sigue. Desde la cercana Torre de la Vela Blanca se divisan algunas de las playas más paradisíacas de España, como Mónsul o Los Genoveses.

Polacra, el faro más alto de España

Adentrada ya nuestra ruta en el Levante de Almería, en el Faro de la Punta de la Polacra nos espera la linterna marinera más alta de España, pues se alza en un promontorio de 265 metros desde el que se puede disfrutar de una vista privilegiada de gran parte del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Se ubica en la Torre de los Lobos, vigía de esta parte de Almería desde su construcción en el siglo XVIII, y solo puede accederse a pie, tras un delicioso camino ascendente que dura entre 45 minutos y una hora. Es, además, el faro más joven de Almería, pues entró en servicio en septiembre de 1991.

Mesa Roldán: el faro del farero… y de Juego de Tronos

Faros de Almería. Fotografía de el faro de Mesa Roldán

Fuente: wikiloc

Nada mejor para acabar nuestra ruta por los faros almerienses que hacerlo en el de Mesa Roldán, a caballo entre Agua Amarga y Carboneras, donde trabaja y reside uno de los pocos fareros que se mantienen activos en España. Este faro y su entorno se han hecho muy conocidos también por representar el enclave de Meereen, en la sexta temporada de Juego de Tronos.

Quizás también te puede interesar conocer:

 

Fotografía de portada: Photo by Charlota Blunarova on Unsplash