No te confundas, el Crucero de Almadén de la Plata no es ningún barco. Esta localidad de la Sierra Norte de Sevilla celebra el día 14 de Septiembre de 2019 las fiestas en honor a su patrón: El Cristo del Crucero.

Las fiestas de 2019 se vuelven más especiales si cabe, pues la salida del Cristo coincide con la fecha que dio origen a la celebración: el 14 de septiembre. Desde hace siglos, conmemorando el día de la Exaltación de la Santa Cruz los vecinos y vecinas de Almadén de la Plata sacaban en procesión a su Patrón en andas. A partir de los años 50, debido a la importante merma de vecinos a causa de la emigración, las fiestas se trasladaron al fin de semana más próximo al 14 de septiembre. Sin duda la salida del Cristo del Crucero es la festividad más importante de esta localidad y los devotos, llegados de toda la sierra la viven con pasión.

El Cristo del Crucero

Considerada como una de las devociones de la Sierra Norte, la pequeña talla del Cristo está datada a finales del XVI y ocupa el crucero central de la Nave de la iglesia de Santa María de Gracia de la localidad de Almadén de la Plata, de ahí su curioso nombre. La restauración a la que fue sometido por el IAP no pudo aclarar su autoría, pero por su tamaño y características concluyeron que muy posiblemente fue un encargo para ocupar un oratorio particular en las indias que finalmente no llegó a su destino.

La talla era portada en andas hasta finales de los 80 cuando se optó por un cambio a costal. Tal era el número de jóvenes dispuesto a sacar la talla, que la hermandad se vio obligada a encargar un paso con más de 9 trabajaderas. Además este paso cuenta con otra particularidad, debido al fervor de los fieles el roce con las canastas bajas del paso no han llegado a dorarse. No así las superiores que además este año estrenan la restauración del redorado y la policromía.

Fiestas y cultos

Las fiestas comienzan con la Velá del Crucero en el Barrio que lleva su nombre el último fin de semana de agosto. Los vecinos adornan balcones y fachadas y celebran una jornada de convivencia amenizada con música y gastronomía típica de la zona. En su primera edición, con motivo del año de la Misericordia, llevaron en andas al Señor hasta la barriada.

La semana previa a la salida del Cristo se celebran los cultos en la Iglesia Santa María de Gracia, dedicando cada día a los vecinos de las distintas calles de la localidad para finalmente el viernes 13 de septiembre ser expuesto en besapié con una gran ofrenda de flores. Cientos de claveles rojos y nardos llegan a los pies del Señor en la tarde del viernes, para que durante la noche los miembros de la hermandad vistan el monte del paso.

El Señor del Crucero en su salida Extraordinaria por el año de la Misericordia. Foto: M. O

Función principal y salida

En la mañana del sábado los vecinos y vecinas de Almadén se despiertan de amanecida, la diana floreada recorre todas las calles del pueblo asegurándose de que nadie se quede en la cama en un día tan especial. Este año la banda encargada de despertar a los Melojero (gentilicio de la localidad) es la Agrupación Musical Nuestra Señora de Valme de Dos Hermanas.

El motivo del madrugón es que la Hermandad del Crucero celebra en la mañana del sábado su función principal con el Cristo ya sobre el paso. La iglesia y su plaza hacen lleno hasta la bandera en una misa solemne que canta el coro de cámara HIC EST CHORUS.

A las 10 de la noche tiene prevista su salida el Señor del Crucero acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores Presentación al Pueblo de Dos Hermanas. La fervorosa procesión recorre las calles empedradas de la localidad a la luz de las velas. La procesión está llena de particularidades; al paso del Señor es costumbre cantar sevillanas, también se queman bengalas y con suerte podrás escuchar justo antes de una levantá a algún costalero cantarle al señor un fandango desde las trabajaderas.

Montaje de los cultos en el Altar Mayor. Foto: Hermandad del Crucero