Una de las maneras más bellas que tiene el ser humano de expresarse es a través de la escritura y mediante la poesía el individuo se reafirma, se comparten preguntas y sentimientos comunes, siendo indiferentes la cultura. Por ello, la UNESCO reconoce el Día Mundial de la Poesía como fecha señalada para festejar la manera que tiene este género para captar el espíritu creativo de la mente. Así desde Nos Movemos Contigo, hemos querido celebrar contigo esta fecha acercándote a uno de nuestros poetas andaluces y onubense más importante, Juan Ramón Jiménez, y el legado que ha dejado en Huelva.

Historia de Juan Ramón Jiménez

Este poeta, editor y crítico español,  ganó el Premio Nobel de Literatura en 1956. Nacido en Moguer, dejó parte de la esencia de este lugar en su obra “Platero y Yo”. Jiménez comenzó a escribir poemas desde niño. Estaba interesado en la pintura pero asistió a la Universidad de Sevilla para estudiar Derecho. Se trasladó a Madrid después de que Rubén Darío, poeta y fundador del movimiento literario modernista en España, se familiarizara con su poesía y lo invitara a la ciudad. Sufriendo de depresión después de la muerte de su padre en 1900, Juan Ramón regresó a Moguer. Pasó un tiempo en un sanatorio en Burdeos, regresó a Madrid y en 1912 dirigió publicaciones para la Residencia de Estudiantes de Madrid. Jiménez se casó con Zenobia Camprubi Aymar.

En 1936 Jiménez y su esposa abandonaron España debido a la Guerra Civil Española. Él y Zenobia vivieron en Cuba, Puerto Rico, Florida y Washington DC y finalmente se establecieron en Puerto Rico en 1951, donde residió hasta su fallecimiento en 1958.

Juan Ramón Jiménez y Moguer

Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Jiménez

Calle Juan Ramón Jiménez 10, Moguer


Si quisieras seguir los pasos de Juan Ramón Jiménez por Moguer, una de las paradas obligatorias es la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Jiménez, dedicado en exclusiva a la vida del poeta tanto en su época de niño como de adolescencia. El edificio restaurado data del siglo XVIII y su acometido actual, le fue otorgado el año en el que el escritor fue Premio Nobel para manifestar el orgullo de los moguereños y onubenses por esta figura.

Actualmente, este museo tiene un recorrido pensado para que el visitante descubra una impresionante biblioteca con más de 4.000 libros y 7.500 revistas, así como enseres propios de la época y cosas personales de Juan Ramón Jiménez.  Además, este lugar es la sede de la Fundación Juan Ramón Jiménez, que gestiona el museo y lleva a cabo actividades encaminadas a la recuperación, recopilación y custodia de documentos sobre la vida y obra del poeta.

Casa Natal Juan Ramón Jiménez

Calle Ribera 2, Moguer

Esta preciosa edificación del siglo XIX es Bien Cultural por su relación con el autor, pues fue el hogar que le vio nacer y donde creció durante sus primeros cuatro años de vida. Actualmente, actualmente esta casa recrea el despacho de su padre, una biblioteca y un salón de actos.

Fuentepiña

La finca Fuentepiña, te ayudará a ubicar y dar forma a esa naturaleza que tanto describe Juan Ramón Jiménez en sus poemas. A escasos dos kilómetros de Moguer, tendrás este encantador lugar por conocer. Si lo visitas entenderás por qué aparece constantemente en su obra “Platero y yo”.

El cementerio y Ermita de San Sebastián

Este lugar es otro de los Bines de Interés Cultural por estar vinculado a la figura del escritor y ser el sitio donde descansa el escritor y su esposa. Lo encontrarás en un panteón dedicados a estas dos grandes figuras.

La poesía de Juan Ramón Jiménez

El estilo de este prolífico poeta es de la generación del 14 a pesar de pertenecer al novecentismo. En sus obras busca indagar sobre la verdad como medio para llegar a la eternidad. Como hombre metódico, la exactitud para él entraña belleza y por medio de la poesía siente alcanzar conocimiento para reconocer el entorno que nos rodea. Además sus obras versan sobre el amor y la realidad de las cosas.