Almería está plagada de enclaves históricos de primer orden y Alhama de Almería es uno de los más importantes, tanto por su antigüedad, que se remonta a la Prehistoria, como por la importancia que adquirió durante el tiempo de ocupación musulmana del por entonces Reino de Granada. Ubicada muy cerca de la capital, pero también de la comarca de Las Alpujarras y en pleno valle del Andarax, Alhama ofrece numerosos atractivos para los visitantes. Hoy nos movemos contigo a este bonito enclave almeriense conocido como Alhama de Almería.

Panorámica de Alhama. Foto: Andalucía.org

Las aguas termales de Alhama ‘La Seca’


Fue el alhameño más ilustre, Nicolas Salmerón, que fue el presidente de la Primera República, quien durante un tiempo dio nombre al que había sido su lugar de nacimiento. ‘Alhama de Salmerón’ se llamó, pero también Alhama la Seca, nombres del municipio durante la historia reciente. Y no deja de ser paradójico que se le conozca como ‘la Seca’ cuando precisamente sus aguas han sido las que han otorgado gran fama a Alhama allende fronteras. Aunque no precisamente la poca que cae del cielo, sino la que emana de las entrañas de la tierra. Su balneario de aguas termales ha sido un gran reclamo durante muchas generaciones de alhameños, que han recibido a personas de todos los rincones atraídos por las propiedades del que hoy se conoce como Balneario de San Nicolás. No en vano, Alhama significa ‘agua sagrada’ en árabe…

El balneario es hoy en día un moderno y bonito hotel que ofrece numerosos tratamientos de agua termal, y sigue siendo uno de los principales reclamos con los que cuenta Alhama de Almería para recibir visitantes.

Balneario de San Nicolás. Foto: Booking

Castillejos y Loma de Galera: el alhameño a través de los milenios

Puente de Alhama. Foto: Guía Repsol


Alhama de Almería se ubica en la misma zona, a escasos kilómetros de hecho, del municipio de Santa Fe de Mondújar, que posee el importantísimo enclave arqueológico de Los Millares. En su término municipal cuenta también con importantes vestigios datados hace más de tres milenios, una importante necrópolis megalítica englobada en la zona conocida como Loma de Galera y que pertenecen al catálogo de restos de la Edad del Cobre aparecidos a lo largo del Sureste español. La zona, declarada Bien de Interés Cultural, cuenta con un gran potencial arqueológico, ya que la mayor parte está todavía por excavar.

Iglesia de San Nicolás. Foto Pinterest

Pero no son los únicos vestigios del paso del hombre antiguo por esta tierra, ya que Alhama  de Almería cuenta con otro Bien de Interés Cultural que data de la época musulmana, y conocido como Los Castillejos. Esta localidad estuvo fortificada durante varios siglos y, de hecho, albergó al conocido como ‘Señor de Alhama’, un rebelde que se enfrentó al mismísimo califa cordobés Abderramán III, y cuyo cuartel general era la reseñada fortaleza, de la que hoy quedan evidentes vestigios que son todo un símbolo para los alhameños.

Una ermita llena de historia

Morabito Arabe de Alhama. Foto: Noticias de Almería.

Aunque seguramente el icono más reconocible del paisaje alhameño sea su conocido puente de estilo neoclásico del siglo XVIII, nombrado desde siempre por los lugareños como ‘la’ puente, así como el mirador del morabito, en la ermita más antigua de toda la comarca.

Y también resulta una visita más que recomendable la del templo consagrado al que es patrón de los alhameños, San Nicolás de Bari, una iglesia mudéjar del siglo XVI que ha sufrido multitud de vicisitudes y sucesivas reformas. Desde el terremoto de 1522 y la posterior rebelión de los moriscos hasta la Guerra Civil de 1936, cuando la iglesia fue convertida en mercado. La última y más importante restauración data de 2008.

Comer bien y dormir mejor en Alhama de Almería

Fachada de la iglesia de San Nicolás. Foto: Pinterest


Salir de tapas es toda una tradición en Alhama de Almería, como sucede en toda la provincia almeriense. El municipio cuenta con buenos establecimientos para tapear y uno de los más completos y apreciados es el Mesón La Parada, donde podrás comer de una forma más informal o sentado a la mesa. Una de sus elaboraciones estrella es el ‘bacalao carbón’, plato por el que son muchos los que repiten la visita.

La mejor opción para dormir en Alhama de Almería es hacerlo en el Balneario San Nicolás y aprovechar sus magníficas instalaciones en torno al agua termal, pero si preferimos buscar un alojamiento rural, podremos hacerlo en la conocida como ‘La Casa del Músico’, una casa rural para ocho personas con numerosas comodidades y que cuenta con patio, terraza y barbacoa. Se ubica a medio camino entre Alhama y el vecino municipio de Terque.

Dónde está y cómo llegar a Alhama de Almería


Alhama de Almería se encuentra a 30 kilómetros de la capital de Almería y se enclava en el Valle del Andarax, en plena Sierra de Gádor y camino de la conocida comarca de Las Alpujarras. Para llegar desde la capital lo mejor es tomar la A7 hasta Huércal de Almería, donde tomaremos la N-340A hasta Benahadux. En este punto nos desviaremos con dirección a Alhama de Almería a través de la A-348. La ruta está muy bien señalizada.