Los musulmanes permanecieron en lo que hoy es el sureste de Andalucía más tiempo que en ningún otro lugar de la Península Ibérica. Quizá por ello podemos hoy disfrutar en Andalucía de los mayores y mejor conservados vestigios de aquella extensa época. El conjunto monumental de La Alcazaba de Almería y las Murallas del Cerro de San Cristóbal es la segunda ciudadela árabe más grande de cuantas se conservan en España, únicamente superada por La Alhambra de Granada, con la que guarda gran similitud. Hoy nos movemos contigo a visitar la maravillosa Alcazaba de Almería, el gran emblema histórico del patrimonio almeriense.

Historia de la Alcazaba de Almería

Dominar la ciudad, a sus pies, y la costa mediterránea, justo en frente. Vigilar, defender, gobernar y vivir, todo en un mismo recinto, una imponente ciudadela. La Alcazaba de Almería comenzó a construirse de la mano de Abderramán III en el año 955 y nació al mismo tiempo que lo hizo la propia ciudad que hoy es Almería, de la que este califa es considerado fundador.

El califa la hizo erigir sobre lo que originariamente fue parte del conjunto defensivo construido para proteger el principal asentamiento que había en la zona, Bayyana (hoy, Pechina), considerado como el origen de la actual capital almeriense. Sus torres y muros de tres metros de grosor y cinco de altura estaban conectados con la muralla que rodeaba toda la ciudad y de la que todavía permanece una parte en pie, formando parte del recinto monumental de La Alcazaba.

¿Dónde está la Alcazaba de Almería y como visitarla?

La Alcazaba de Almería se encuentra en el extremo más occidental de la ciudad, muy próxima al Barrio de Pescadería y a la Plaza Vieja. Está conectada con el casco urbano y puede accederse a pie (habrá que subir un poco de desnivel) o en vehículo. También se puede subir en autobús público. Cuando se accede a Almería por carretera desde el Poniente, es lo primero que se divisa de la ciudad, justo ‘encima’ del Puerto.

Las visitas a la Alcazaba de Almería son gratuitas para los ciudadanos de la Unión Europea. Para el resto, la entrada cuesta 1’50 euros. Cierra los lunes salvo vísperas de festivo. Se organizan numerosas actividades, muchas de ellas nocturnas y especialmente en verano, impulsadas por distintas instituciones, así como visitas de colegios, rutas temáticas y otros colectivos. Toda la información al respecto la puedes encontrar aquí:

El Conjunto Monumental fue declarado Bien de Interés Cultural en 1995. Ha sido, además, escenario de numerosos rodajes de películas y series internacionales, como Patton, Cleopatra, Conan el Bárbaro, Indiana Jones y la Última Cruzada y, más recientemente, Juego de Tronos.

Qué ver en la Alcazaba de Almería

Posiblemente te sorprenderá lo enorme que es todo el recinto de la Alcazaba, más de lo que parece. No en vano la Alcazaba es visible desde cualquier punto de la ciudad y, los días claros, desde muchas millas mar adentro. El conjunto está dividido en tres partes, denominadas primer, segundo y tercer recinto, y cuenta con numerosos rincones que pueden visitarse.

Los recintos de la Alcazaba

El primer recinto corresponde con lo que fue campamento militar y refugio para la población en caso de asedio, aunque sufrió graves daños por un terremoto en el Siglo XVI que lo destruyó parcialmente. Los jardines y canalizaciones de agua, inspirados en la Alhambra, son posteriores, de una de las restauraciones. Totalmente originales son la Torre de los Espejos y su famosa Puerta de la Justicia, ubicada aquí, o el Baluarte del Saliente, donde hoy se encuentran las oficinas del monumento.

El segundo recinto albergaba la residencia para gobernantes, guardia y servidores. La ciudad palaciega, con dependencias como mezquita, casa, baños, aljibes, tiendas… Actualmente puede visitarse el aljibe, el Muro de la Vela, la Ermita de San Juan (una antigua mezquita reconvertida por los Reyes Católicos) y dos reproducciones de casas originales, reconstruidas de sus ruinas.

La parte más conocida, y también la más moderna, se debe a la llegada de los Reyes Católicos, que recuperaron la ciudad para los cristianos en diciembre de 1489. Se trata del tercer recinto. Aquí encontraremos varios iconos de la Alcazaba, como la Torre de la Pólvora y la Torre del Homenaje, que se construyó cuadrada para facilitar la residencia en su interior, y hoy en día alberga exposiciones y otros actos.

E imponente resulta contemplar la muralla del Cerro de San Cristóbal, más conocida como Murallas de Jairán, que es lo que hoy permanece en pie de la antigua fortificación que rodeaba toda la ciudad. Fueron construidas por el primer rey de la Taifa de Almería, Jairán, en los primeros lustros del anterior milenio.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Alcazaba de Almería (@alcazabaalmeria) on