Las torres son elementos característicos de cualquier ciudad. Sea por su historia, su altura o su belleza, se convierten en espacios representativos y singulares que tanto autóctonos como visitantes quieren conocer.

Nos movemos contigo para descubrir algunas de las torres más bonitas de la capital sevillana, algunas de ellas reconocidas alrededor del mundo.

La Giralda

Es la torre por excelencia de Sevilla. La más conocida y visitada. Su belleza es indiscutible y su historia conmovedora.

Se trata de la torre campanario de la catedral de Santa María de la Sede, datada de finales del siglo XII, de la época almohade. Tiene 104,1 metros de altura y en su cúspide se halla una bola llamada tinaja que soporta la conocida figura del Giraldillo.

En 1929 fue declarada Patrimonio Nacional y en 1987 entró en la lista del Patrimonio de la Humanidad. 

Durante siglos, fue la torre más alta de España y actualmente es conocida en todo el mundo, sirviendo de inspiración a torres posteriores en Estados Unidos, Rusia o Polonia. Tanto la torre como la catedral se pueden visitar durante todo el año.

Torre del Oro

Fuente: Sevilla Secreta.

Esta torre albarrana se encuentra a orillas del río Guadalquivir, frente a la plaza de toros de la Maestranza. Tiene una altura de 36 metros .

Consta de tres cuerpos. El primero, dodecágonas, fue construido en 1220 y 1221; el segundo, también dodecágonas, en el siglo XIV; y el tercero, el superior y cilíndrico, se levantó en 1760.

En 1931 fue declarada monumento histórico-artístico. Actualmente aguarda el Museo Naval de Sevilla.

Torre de los Perdigones

Forma parte de la antigua fábrica de San Francisco de Paula, en la calle Resolana, dentro del barrio de San Gil.

La fábrica estaba dedicada a la fabricación de perdigones, que se elaboraban en la torre.  Fue construida por el año 1855.

Hoy alberga una cámara oscura a través de la que se puede contemplar la ciudad desde las alturas.

Torre de Don Fadrique

Situada en el patio del convento de Santa Clara, esta torre albarrada fue mandada a construir en el siglo XIII por el infante don Fadrique, hermano de Alfonso X el Sabio e hijo de Fernando III el Santo.

Actualmente está considerada Bien de Interés Cultural y declarada Monumento histórico-artístico el Tesoro Artístico Nacional.

Torre Blanca

Esta torre fortificada almohade fue construida entre los siglos XII y XIII como parte de las murallas de Sevilla, que unían la puerta de la Macarena con la de Córdoba. 

Es una torre octogonal irregular que estuvo pintada de blanco. Junto a la torre del Oro y la Torre de la Plata, formaba parte del conjunto de torres defensivas de la ciudad. Es la única que conserva su paño de muralla.

Torre Abd el Aziz

Esta torre almohade de forma hexagonal es uno de los vértices de la muralla de la ciudad, situada cerca del Real Alcázar. 

También se conoce como Torre del Homenaje, por la leyenda que dice que fue el primer lugar donde ondeó el pendón castellano tras la conquista de la ciudad en 1248.