Enamorarse de Almería es fácil e irremediable. Enamorarse en Almería, también. La provincia ofrece rincones de ensueño por doquier, postales que, si se comparten con la persona apropiada, pueden ser para siempre. Almería es una de las provincias más luminosas de toda España. Saluda al sol antes que nadie cada mañana, y cuando lo despide cada atardecer lo hace a lo grande. Hoy te proponemos siete rincones para contemplar la puesta de sol, que sorprenderán a tu acompañante tanto como a ti y donde podréis vivir un San Valentín perfecto.

Arrecife de Las Sirenas. Cabo de Gata

Atardeceres románticos. Arrecife de las Sirenas

Fuente: autor Paqui Izquierdo (Flickr)

Sería un pecado no comenzar este recorrido por los atardeceres románticos de Almería sin hacerlo por el Arrecife de Las Sirenas, justo en el accidente geográfico de Cabo de Gata, junto al faro homónimo. Se trata de un conjunto de chimeneas volcánicas que emerge del fondo del mar, de aguas estremecedoramente cristalinas, y que debe su nombre a la antigua presencia de focas monje en la zona, que eran confundidas por algunos marineros con sirenas. Sus ocasos son de los más fotografiados de Almería.

Torre de Cerrillos. Punta Entinas-Sabinar

La reserva natural Punta Entinas-Sabinar, ubicada a caballo entre Roquetas de Mar y El Ejido, es una de las zonas costeras vírgenes más bonitas de España. Alberga, entre otros vestigios, las ruinas de la antigua torre vigía de Cerrillos. Llegar hasta ella paseando descalzos por la arena y sentarse a su lado para ver marcharse el sol es una experiencia difícilmente explicable.

Pico Alfaro. Tabernas

Merecerá la pena ascender los más de 700 metros que contemplan a una de las montañas más visitadas de toda la provincia para disfrutar de un atardecer fabuloso y en 360 grados. El pico Alfaro domina el impresionante desierto de Tabernas y a sus pies, la comarca de Sierra Alhamilla. Al fondo, el Mediterráneo pasa del azul al rojo para brindar atardeceres únicos y que atraen a numerosos buscadores de estampas bonitas.

Castillo de Guardias Viejas. El Ejido

 

Oteaban el cercano Mediterráneo en busca de peligrosos piratas berberiscos, y se deleitaban cada tarde con el ocaso del sol, perdiéndose a lo lejos. Los militares que custodiaban el frente costero del Campo de Dalías en el siglo XVIII, desde la batería militar de Guardias Viejas, no podían quejarse de las vistas. Hoy, el lugar es escogido por decenas de personas para disfrutar de uno de los ocasos más bonitos de Almería. En verano, el castillo cuenta además con una programación cultural extraordinaria.

Alpujarra almeriense

Sierra Nevada se deshace en dirección al mar y por el camino va sembrando el paisaje de pueblos recoletos y blancos, encaramados a sus laderas y rocas, suspendidos a veces sobre las nubes. La Alpujarra almeriense es otro de esos lugares imprescindibles donde disfrutar un atardecer romántico. Los suspiros se precipitarán por sus barrancos mientras las chimeneas con sombrero y los árboles frutales cambian de tonalidad, justo antes de la penumbra. En Fondón, como en Ohanes o Bayárcal, igual que en todos los pueblitos privilegiados de la extensa comarca alpujarreña, lo saben bien.

Playa de Mónsul. Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

Fuente: Autor Zapicaña (Flickr)

Allí donde Bisbal ‘rezó’ su exitoso Ave María, el mismo lugar que ha sido escenario natural de incontables películas de éxito como Lawrence de Arabia o Indiana Jones y la Última Cruzada. En la Playa de Mónsul, posiblemente la más bonita de las calas vírgenes andaluzas. Allí podrás disfrutar un atardecer romántico único e inolvidable, de esos que nunca olvidas.

La Alcazaba. Almería

Fuente: Autor @manu_artero (Twitter)

Terminamos el recorrido por los mejores lugares para disfrutar de la puesta de sol en Almería en su emblemática Alcazaba, testigo del devenir de la historia almeriense desde hace siglos y enclavada en un balcón privilegiado al Mediterráneo. Desde sus torres, a las que se llega andando desde el propio casco urbano de la capital, el espectáculo del ocaso toma otra dimensión. Abajo, el Puerto, el Cable Inglés y el núcleo histórico almeriense. Al frente, sobre el horizonte, el infinito.

Fuente fotografía de portada: Photo by Nick Scheerbart on Unsplash

 

Quizás te interese leer: