Uno de los lugares más significativos y especiales en Huelva es, sin duda, el Parque Nacional y natural de Doñana, territorio que fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 1980. Este espacio, alejado de toda edificación, es uno de los más especiales para dar largos paseos y disfrutar del atardecer gracias al buen clima que ofrece la provincia en cualquier época. Las playas, el parque dunar y los distintos parajes completan un entorno caracterizado por la tranquilidad… ¡Nos movemos contigo para descubrirlo!

Sentir las playas vírgenes de Mazagón

Este enclave se caracteriza por su tranquilidad | Foto: Flickr

Más de 30 kilómetros de playas vírgenes de arena finas te esperan en Mazagón, un pequeño municipio de la costa que cuenta con una de las playas más bonitas de España. Y es que no solo lo decimos nosotros, más de una decena de medios extranjeros se han hecho eco de este entrañable lugar y sus maravillosas playas. Cada año, acuden a disfrutar a este pequeño pueblo cientos de turistas atraídos por las horas de sol en la provincia y por las calmadas y cristalinas aguas de la misma. Sin embargo, Mazagón también es un enclave muy especial en invierno, ya que la poca afluencia de personas hacen del municipio un lugar tranquilo para tumbarse a leer, disfrutar o hacer deporte.

Parque dunar de Matalascañas

El Parque Dunar ofrece grandes posibilidades a los turistas | Imagen: Asociación Parque Dunar

El Parque Dunar se encuentra en el entorno de Doñana,  que actualmente se alza como uno de los espacios naturales más importantes de Europa. En este sentido, y para que tanto los onubenses como los turistas que deseen conozcan el sitio, se realizan visitas organizadas a través del Parque Nacional que parten desde los Centros de Recepción de Acebuche y La Rocina para facilitar los grupos.

La conjunción de los distintos ecosistemas hacen que el Parque Nacional albergue una biodiversidad única, lo que le llevó a ser declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1980, caracterizado por la fauna, la flora y por su horizontalidad, que parece no tener fin entre tantos kilómetros de fina arena. Además de ello, y como uno de sus pilares fundamentales, la transición de las ondulaciones creadas por los cotos se mezcla hasta llegar a la marisma formando un conjunto paisajístico que es el refugio de muchas aves migratorias.

En la visita por el Parque Dunar, se pueden observar también las amplias playas del litoral onubense y también los Lugares Colombinos, definidos como aquellos más importantes y de los que el Descubrimiento de América es principal protagonista. Al terminar con la visita, los turistas tendrán la oportunidad de disfrutar de la gastronomía de la zona en los bares cercanos. Aquellos que sean más deportistas podrán practicar senderismo, cicloturismo, deportes náuticos o visitas guiadas en vehículos 4×4, así como paseos a caballo o cruceros por el Guadalquivir.

Arenas del Rocío

Ubicada a tan sólo 15 kilómetros de la playa de Matalascañas. | Foto: Casa Rural Arenas del Rocío

Denominado una de las puertas de entrada al Parque Nacional de Doñana, se encuentra el Rocío, un punto de partida ideal para explorar este lugar. La tradición de este enclave, en el que la imagen de la Virgen del Rocío es de las más visitadas de la provincia, se unen con los largos kilómetros de paisaje conformados por las marismas. Uno de los espacios más característicos son las arenas del Rocío, donde también existe una casa rural ubicada a 300 metros del Santuario de la Virgen del Rocío y a 15 kilómetros de la playa de Matalascañas. Por todo, y especialmente por su situación, son visitadas cada año por cientos de turistas que deciden alojarse cerca de la naturaleza.