Es uno de los deportes de riesgo más veterano y sigue contando con numerosos adeptos por la adrenalina que, cuentan, se genera mientras caes al vacío. El puenting atrae a personas de todas las edades y en Almería cuenta con un ‘templo’ que reúne las condiciones ideales para realizar esta práctica con comodidad y total seguridad. Se trata del puente de Gádor o puente de los ‘Cinco Ojos’, una construcción en la que es frecuente ver a grupos practicando esta modalidad casi a diario. Hoy nos movemos contigo atados a una cuerda y nos acercamos a esta práctica extrema que no pasa de moda.

HACER PUENTING EN ALMERÍA

Puente de Gádor. Foto: Aventura Máxima

El puenting o la ‘democratización’ de lo extremo

En casi todas las disciplinas consideradas de riesgo se requiere de ciertas condiciones físicas para poder realizarlas con seguridad, algo que, en cambio, no supone ningún problema en la práctica del puenting, lo que sin duda ha contribuido a extender su popularidad. Ni el peso ni la estatura ni mucho menos la condición física del practicante influyen para vivir la experiencia, ya que prácticamente lo ‘único’ que hay que hacer es… atreverse a saltar. Si la actividad se realiza dirigida por profesionales y se adoptan todas las medidas de seguridad necesarias, el salto en sí apenas entraña riesgos. De hecho, los accidentes o lesiones por la práctica del puenting son muy raros y prácticamente siempre tienen que ver con una negligencia.

El puente de Gádor, un lugar perfecto para el puenting

Las condiciones del puente de Gádor son ideales para la práctica del puenting y, pese a que en la provincia se utiliza alguna otra infraestructura para estas actividades, prácticamente el total de la oferta de empresas especializadas en saltos se remite a este puente, el también conocido como puente de los ‘Cinco Ojos’ por sus otros tantos arcos.

Es un puente no especialmente alto, de unos 37 metros, lo que facilita la vuelta al suelo tras realizar el salto. En su estructura de piedra los profesionales encargados de la actividad podrán instalar con total seguridad todas las cuerdas y el material necesario para que nada falle. Además, la carretera que atraviesa el puente no es muy transitada por vehículos, pues sobre todo pasan ciclistas.

Son varias las empresas que ofrecen sus servicios para practicar puenting en Gádor. Una muy buena opción, por el prestigio con el que cuenta esta firma almeriense de turismo activo, es Xplora Almería, con una dilatada experiencia en saltos en este lugar. También podemos optar por Aventura Máxima, otra empresa de calidad dedicada al turismo activo y que también se conoce al dedillo el puente de Gádor. Los precios de estas y otras empresas son similares, rondando los 25 o 30 euros por persona, si bien puedes encontrar promociones de dos saltos por persona o combinar esta actividad con otras disciplinas de turismo activo.

Dónde está el puente de Gádor y cómo llegar

Foto: yumping

El puente de Gádor es uno de los más antiguos que permanecen en pie y en funcionamiento de la provincia de Almería. Se encuentra en el municipio almeriense del mismo nombre y en plena Sierra homónima de Gádor. Se sitúa sobre la rambla de Huéchar, que desemboca en el río Andarax, cerca del Yacimiento Arqueológico de Los Millares.

Para llegar desde Almería capital, que se encuentra a algo más de 20 kilómetros de Gádor, podemos tomar la A7 hasta Huércal de Almería, desde donde nos dirigiremos hacia Benahadux, por donde pasaremos antes de llegar a Gádor.