El conocido como Campo de Dalías, que alberga el imponente ‘Mar de Plástico’ del Poniente Almeriense, es famoso por su gigantesca producción de hortalizas como el pimiento, el calabacín, el tomate o la berenjena, pero no son tantos los que saben de un cultivo que se vende casi exclusivamente en tiendas gourmet y que va camino de conseguir para Dalías el reconocimiento de Indicación Geográfica Protegida. Delicias dulces y crujientes en forma de distintas variedades de guisante y que responden al nombre de présules y tirabeques. Hoy nos movemos contigo a conocerlos

El secreto mejor guardado del dulzor de los présules y tirabeques

Almeríapress

 

Sus semillas son casi tan preciadas como la receta de la Coca Cola y se han ido conservando a través de generaciones. El hecho de que apenas medio centenar de agricultores dalienses y también del cercano municipio de Berja sean los únicos que los cultivan convierten automáticamente a este fruto en muy cotizado, aunque su verdadero mérito no está en la escasez, sino en el sabor, tan dulce que sorprende al paladar más experto. Así, tan ricos están en cualquier elaboración culinaria, ya sea en tortilla, salteados… así como consumidos en crudo, lo cual supone toda una tradición en esta zona del oeste almeriense.

Estas variedades autóctonas de guisantes se diferencian entre sí en función del tamaño del grano y de la vaina. Los présules son algo más grandes, más vistosos y con mayor salida comercial, aunque los dalienses, verdaderos expertos en la materia, prefieren el tirabeque, más pequeño y plano y, sin embargo, con mayor concentración de granos. De éstos se comen hasta las vainas.

La clave de su sabor único tiene que ver mucho con el agua de la zona, con la concentración salina, aseguran los expertos, perfecta para propiciar un sabor tan dulce y característico. Eso y el esmerado cuidado que dispensas los agricultores a unas plantaciones consideradas por el mercado prácticamente como ‘invernaderos-gourmet’. Las tiendas de ‘alta alimentación’, de hecho, son las grandes compradoras de este producto tan auténtico y que es tan difícil de conseguir, por su escasez. De igual manera, no suelen faltar en los mejores restaurantes especialmente durante su temporada, y es justamente a finales de abril y comienzos de mayo cuando se inicia su cosecha.

Unas jornadas propias y la búsqueda del reconocimiento oficial

Ondoreando

Dalías ha organizado este año su segunda edición de la Semana Grande de la Tortilla de Présules, la excusa perfecta para conocer y degustar esta delicia en la ‘zona cero’ de su producción. Distintos establecimientos de este pequeño pueblo, origen que fue en el siglo pasado del hoy ‘gigante’ El Ejido, se vuelcan con las mismas, así como el Ayuntamiento, que lleva varios años impulsando el camino para conseguir la Indicación Geográfica Protegida de los présules y tirabeques de Dalías.

Cómo conseguir présules y tirabeques de Dalías

Las tiendas gourmet suelen disponer de présules y tirabeques de Dalías, aunque para conseguirlos realmente frescos y garantizarnos que son verdaderos guisantes de estas variedades lo mejor es hacer una visita a este municipio, que tan clave ha resultado para la expansión a nivel mundial de la agricultura intensiva bajo plástico de Almería. No nos será difícil encontrarlos en cooperativas, tiendas y en los propios invernaderos dalienses, y podremos también degustarlos cocinados (o frescos) en los bares y restaurantes del pequeño pueblo.

Dalías se encuentra en el Poniente Almeriense, al noroeste de El Ejido y muy cerca de Berja, aunque administrativamente pertenece a la comarca de La Alpujarra. Dista 42 kilómetros de la capital y no es nada difícil encontrarlo. Deberemos tomar la A7 en dirección Málaga y salirnos a la altura de El Ejido, estando bien señalizado para tomar dirección a Dalías. El municipio cuenta con unos 4.000 habitantes y la práctica totalidad se dedican a la agricultura intensiva.

Foto principal: joseantonioarcos.es