Seguro que has escuchado/leído más de una vez el verso “Volverán las oscuras golondrinas…”. Así comienza uno de los poemas más conocidos de Bécquer, poeta que alcanzó la fama después de su muerte y, como sevillano ilustre que fue, hoy podemos acercarnos más a su figura a través de la ruta de Bécquer en Sevilla, recorriendo los lugares por los que pasó y los monumentos que le rinden homenaje en la ciudad.

Barrio de San Lorenzo
Comenzamos el recorrido en el céntrico barrio de San Lorenzo… Gustavo Adolfo Bécquer nació el 17 de febrero de 1836 en el número 26 de la calle Conde de Barajas, aunque hoy día solo se conserva la fachada de la casa y una placa que recuerda este acontecimiento. Solo diez días después de su nacimiento, era bautizado en la parroquia de San Lorenzo.

Pero su vida en este barrio va mucho más allá, porque Bécquer realizó sus estudios en el colegio de San Francisco (C/ Jesús del Gran Poder, 29). En su lugar, hoy se levanta un edificio destinado a otros usos, pero una placa se encarga de recordarnos que allí vivió su época de estudiante una de las figuras imprescindibles de la literatura del Romanticismo.

El siguiente punto de la ruta de Bécquer en Sevilla se encuentra a tan solo dos minutos, en número 6 de la calle Potro, donde estaba la casa de sus tíos, en la que residió durante algún tiempo para después mudarse a la calle Alfaqueque con su hermano. En la esquina de esta con Mendoza Ríos estuvo viviendo los años previos a su traslado a Madrid con el resto de la familia.

archisevilla.org: archisevilla.org

 

Museo de Bellas Artes
Su hermano Valeriano fue el autor del retrato del poeta que cuelga en el Museo de Bellas Artes, donde continuamos el recorrido. Seguro que reconoces esta imagen del poeta. Lo que a lo mejor no sabías es que fue precisamente su hermano quien le retrató y que se trata de una obra fundamental de la pintura romántica en nuestro país.

 

Parque de María Luisa
Uno de los lugares más románticos de Sevilla, el Parque de María Luisa, también le recuerda. Podríamos decir que se trata del gran monumento a Bécquer de la ciudad: la Glorieta que lleva su nombre, situada frente a la plaza de España. Un busto del poeta, basado en el citado retrato, aparece acompañado por tres figuras femeninas recostadas en un banco que representan al “amor ilustrado”, al “amor poseído” y al “amor perdido” que Bécquer nombra en la rima El amor que pasa. Completan la obra otras dos figuras que representan al “amor herido” y a Cupido.

Jorge Cámara: wikimedia.org

 

Convento de Santa Inés
Nos vamos ahora al Convento de Santa Inés, en la calle Doña María Coronel. Allí encontramos uno de los órganos más antiguos de Sevilla que, además, fue inmortalizado por Bécquer en la leyenda de Maese Pérez, el organista.

José Luis Filpo Cabana: wikimedia.org

 

Venta de los Gatos
La ruta de Bécquer en Sevilla continúa en el barrio de la Macarena. Y es que en la conocida como Venta de los Gatos (avenida Sánchez Pizjuán, 25), hoy recordada mediante una placa, tuvieron lugar las fiestas de amores y tragedias que tanto inspiraron al poeta en su obra.

 

Panteón de los Sevillanos Ilustres
El punto final de este recorrido no es otro que el Panteón de los Sevillanos Ilustres. Tanto Bécquer como su hermano Valeriano reposan bajo el Templo de la Anunciación, en la calle Laraña, al que hay que acceder a través de la Facultad de Bellas Artes. Las visitas, con entrada gratuita, solo se realizan los viernes (excepto en agosto). Por la mañana, a las 12.00 horas, se encargan las guías de la Universidad de Sevilla (mediante cita previa); mientras que por la tarde, de 16:30 a 19:30 horas, es realizada por miembros del Colegio del Buen Pastor, sin necesidad de concertar cita previa (tlf. de información: 954 55 11 23 y 954 55 10 52).

Sevilla Insólita: sevillainsolita.com

Como buen romántico que era Bécquer, seguro que esta ruta te hace enamorarte aún más de Sevilla y sus rincones…

 

Foto portada: www.wikipedia.org