La provincia de Almería es un verdadero paraíso para los amantes de la bicicleta en cualquiera de sus versiones, y por supuesto aquí se incluye la ‘flaca’ de carretera. Tanto para aquellos que gustan de llanear atravesando bonitos paisajes como para los que adoran los repechos y puertos de montaña, la provincia ofrece un sinfín de rutas que además permiten a los ciclistas conocer lugares, pueblos y enclaves muy bonitos. Hoy queremos movernos contigo sobre dos ruedas para conocer gran parte de la comarca del Poniente en alguna de estas rutas en bici por el levante de Almería.

Ruta Almería-Villa de Vícar-Ventiladores de Enix-Almería. 76 kilómetros

La subida a los conocidos como ‘Ventiladores de Enix’, un parque eólico que corona un cerro, por cualquiera de sus vertientes, es una de las rutas más populares entre los cicloturistas de Almería, ya sea atacándolos desde las primeras estribaciones del Poniente o subiendo por Sierra Alhamilla. Se trata de una ruta circular que parte y llega a la capital y de dificultad media, ya que salva un desnivel de 1.182 metros y exige tener buenas piernas en la subida.

La ruta se inicia en dirección a Aguadulce, por la conocida carretera del Cañarete, y atraviesa este núcleo de Roquetas de Mar y el del Parador de las Hortichuelas, antes de llegar a la Puebla de Vícar, ya en pleno Poniente Almeriense. Es en el bulevar principal de este municipio donde deberemos tomar el desvío en dirección a la Villa de Vícar y Felix, donde comienza la subida en dirección a los Ventiladores. En todo momento la carretera es muy buena y es más que probable que encontremos a más ciclistas por la ruta. La pendiente es suave, aunque larga y con algunas rampas más duras, hasta alcanzar la cota máxima e iniciar el descenso. La bajada es muy bonita, pasando por Alhama de Almería, y de ahí a Gádor junto al Yacimiento de Los Millares, para terminar entrando a Almería por Rioja, Pechina, Viator y Huércal.

Almería-El Ejido-Roquetas de Mar-Almería.  86,5 kilómetros


Los dos municipios más grandes e importantes de Almería después de la capital se encuentran en el conocidísimo Mar de Plástico del Poniente Almeriense. Hablamos de Roquetas de Mar y El Ejido, protagonistas indiscutibles de esta ruta prácticamente llana y que recorre de forma circular una zona plagada de invernaderos, pero también de magníficos parajes naturales como es el caso de la Reserva Punta Entinas-Sabinar, donde se pueden ver desde flamencos a otras muchas especies de aves que pasan largas temporadas en sus humedales, Precisamente este enclave protegido, de los más importantes de Almería, es compartido por ambos municipios.

Vistas de Aguadulce. Foto wikiloc

Como la anterior ruta, dejaremos la capital tras pasar junto al Puerto por la carretera del Cañarete, paralelos a la costa hasta llegar a Aguadulce. Hasta El Ejido seguiremos el itinerario de la antigua N-340, de trazado completamente recto y que atraviesa Aguadulce, El Parador, La Gangosa, Puebla de Vícar, El Cosario, Santa María del Águila hasta llegar al núcleo principal de El Ejido. Desde aquí bajaremos hacia el núcleo costero de Almerimar y regresaremos a Roquetas siguiendo todo el límite de Punta Entinas-Sabinar, junto al que transitaremos durante varios kilómetros. Antes de alcanzar Aguadulce y Almería pasaremos junto a todas las playas, imponentes la mayoría, de Roquetas de Mar.

Vuelta Berja por Río Chico.  122 kilómetros

Punta Entinas. Foto: Los Viajes de garbanzo


Nos despedimos con la más larga de las tres rutas propuestas para recorrer el Poniente Almeriense, y que comparte buena parte de los kilómetros de la anterior, aunque en este caso al llegar a El Ejido continuaremos con dirección a Dalías, donde tendremos la oportunidad de ascender un pequeño puerto para llegar a este enclave, conocido por sus deliciosos présules y tirabeques. Esta es la parte donde la carretera pica hacia arriba, y la única, pues el resto de la ruta es totalmente llana. Desde Dalías proseguiremos hasta alcanzar Berja, ya en la puerta de la comarca de La Alpujarra, y bajaremos hacia Adra y Balanegra, donde podremos realizar una parada de avituallamiento. La ruta desde aquí, tras volver a El Ejido, es la misma que en el camino de ida, a través de la N-340 para terminar llegando a Almería 122 kilómetros después de haber partido.