Si de comer se trata, en Huelva no hay problema alguno para encontrar lugares que se adapten a tus gustos culinarios. Pero hoy en Nos movemos contigo vamos a centrarnos en uno de los puntos álgidos de la gastronomía onubense, una de las vías céntricas donde se concentran más bares y restaurantes de la ciudad. Nos referimos a la Gran Vía. No te pierdas nuestras sugerencias para disfrutar de un buen almuerzo o cena…

Kalaka Vinos y Tapas

“Un placer para los sentidos”. Así se define Kalaka Vinos y Tapas en su web. Y es que en este establecimiento puedes satisfacer a tu paladar con apuestas clásicas como el jamón de bellota o la gamba blanca de Huelva, o sorprenderlo con recetas innovadoras.

Entre las últimas se encuentran el tataki de atún, sésamo de wasabi, salmorejo de remolacha y frutas de temporada; el carpaccio de canguro con parmesano, mostaza y su macerado; o el pollo en panko con alioli de especias y miel.

La variedad es la nota dominante de su carta, con propuestas que van desde las ensaladas, los entrantes, los clásicos, carnes, pescados, varios wok, opciones para compartir… Y, cómo no, un buen surtido de postres para los más golosos: cúpula de turrón, cheesecake, coulant de chocolate, tarta de nueces y yema, brownie con nueces, macaron con mouse de chocolate, finger de yuzu y pistacho, tarta sacher, hojaldre de nata y nutella y así hasta 14 propuestas diferentes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Arturo Louvier (@arturolouvier) el

Zarate Vinoteca

En una de las esquinas de la Gran Vía, junto a la Casa Colón, Zarate (más comúnmente conocido como la Vinoteca) lleva varios años ofreciendo su buen hacer en los fogones y, como su propio nombre indica, una buena selección de caldos para acompañar las comidas.

Su carta tiene de todo: tapas frías (mazapán de queso y pellizcos de regañá, ensalada de aguacate y bacalao confitado, ventresca de atún al ajillo…), calientes (ensaimada, sobrasada y bacalao; morcilla de arroz frito y juego de alioli, wok de verduras y atún fresco, carrilleras…), clásicos (jamón, caña de lomo, surtido ibérico, quesos, gambas…), recetas marineras (carrilleras de rosada a la Koskera, morrillo de pez espada y jalea de pimientos asados, lomo de róbalo…), platos con la carne como protagonista (presa con pesto de pistachos y tomate seco, medallones de solomillo ibérico con queso de cabra y jamón, pluma ibérica…) y postres para todos los gustos (quesada pasiega, chocolatissimo, poleás…). Seguro que no te vas de aquí con hambre.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Un buen postre para una buena cena! Las niñas y yo nos hemos homenajeado! @virginiase93 @fati9494 @cmcgmez @sandribuendia

Una publicación compartida de Raquel Molina (@rajuquelan) el

Restaurante Garum

El arroz es el protagonista indiscutible en el restaurante Garum, donde presumen de ser “la primera arrocería ecológica de España”. Gambón, choco y atún rojo acompañan a este cereal en una de las sugerencias de la carta: el arroz Señorito, uno de los best seller del establecimiento. Pero hay mucho más en este sentido: arroces caldosos, melosos, paellas y fideuás.

No obstante, y aunque la especialidad sea el arroz, en el restaurante Garum vas a encontrar otras propuestas igualmente interesantes que pasan por los mariscos, las chacinas, las carnes con Denominación de Origen, entrantes fríos y calientes…

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Arroz con cosas no es Paella🥘🍷 #comida #comidaespañola #paella

Una publicación compartida de @ gabrielnicodemo el

Restaurante Masero

El restaurante Masero es el proyecto del joven chef Abel Masero que, tras pasar por las cocinas de otros establecimientos de la capital onubense, puso en marcha el pasado año su propio restaurante. En él vas a encontrar platos muy elaborados, una carta muy variada y propuestas fuera de carta.

Los ingredientes también son su punto fuerte, poniendo sobre la mesa materias primas poco habituales en los fogones onubenses: algas, tapioca, leche de tigre verde o tequila chocolate, por nombrar algunos. Y sus platos tienen nombres tan sugerentes como el manjar francés por excelencia, ensalada iberoamericana o espárragos colonizados.

Sin duda, si lo que buscas es sorprender a tu paladar, este es el sitio.

 

 D Altura

La cocina de mercado es la apuesta de D Altura, dando gran protagonismo al pescado fresco y las carnes de la Sierra. Pero una de los aspectos que más llama la atención de este establecimiento es la distribución de las mesas (no adelantamos nada para guardar el factor sorpresa).

Más allá de esto, evidentemente, tenemos que hablar de su carta. El toque de autor y el sabor siempre están presentes, con propuestas tan destacadas como el carpaccio de gambas con aceite de albahaca y piñones, el flamenquín de queso de cabra y jamón ibérico o el risotto de morcilla y parmesano.

 

Imagen de portada: Facebook Kalaka