Situado a diez o quince minutos de Huelva en coche, se encuentra un pueblo que destaca por su historia y por los secretos que guarda en él. Palos de la Frontera es, al igual que La Rábida, la cuna del Descubrimiento de América, desde donde partió Cristóbal Colón en 1492. Si te gusta la cultura y descubrir lugares… ¡Te proponemos un paseo por este municipio al que no podrás decir que no!

Orígenes en el Paleolítico Superior

Fontanilla de Palos | Imagen: LaLaViajera

Los primeros asentamientos que se conocen en Palos de la Frontera datan del Paleolítico Superior, aunque también existen restos del tartésico, romano, visigótico e incluso musulmán. A pesar de ello, el pueblo como tal no fue fundado hasta 1322, cuando Alfonso XI de Castilla donó la tierra a Alonso Carro y Berenguela Gómez. Así, se produjo una separación entre el reino almohade situado en Niebla para originar un nuevo espacio.

Desde entonces, Palos de la Frontera ha contado siempre con una población pequeña y abastecida a través de la pesca y la agricultura, cuyo hito principal fue el Descubrimiento de América en 1492, ya que los marineros -acompañados por Cristóbal Colón y los hermanos Pinzón– partieron desde el puerto del municipio el 3 de agosto de 1492 junto a dos carabelas, La Pinta y La Niña, y la nao Santa María. De esta forma pusieron rumbo a lo desconocido, sin saber que volverían con la sensación de haber hecho algo más que un viaje.

Por todo ello, en el Pueblo hay numerosas alusiones a América a través de una estatua de los Hermanos Pinzón, cercana a la Fontanilla, lugar desde donde dicen que abastecieron de agua las naves con las que partieron. Al fondo se encuentra la Iglesia de San Jorge Mártir, donde se hizo una lectura previa a la partida.

Unión con los franciscanos

Iglesia de San Jorge | Imagen: LaLaViajera

Al contar la historia sobre Palos de la Frontera y el Descubrimiento de América es imprescindible hablar del apoyo fundamental de los franciscanos que se encontraban en el Monasterio de La Rábida. El principal apoyo de los palermos en este hito fueron fray Antonio de Marchena y fray Juan Pérez, que prestaron una gran ayuda a Cristóbal Colón en el convento. Posteriormente, la evangelización de estas personas se convirtió también uno de los principales focos de la evangelización americana. Asimismo, la influencia del espacio propició el origen de los primeros evangelizadores de América en Palos de la Frontera, como fray Juan Izquierdo, fray Juan Cerrado, fray Francisco Camacho o fray Juan Quintero, que estuvieron presentes en México y Lima.

Monumentos que destacan

Plaza de Andalucía | Imagen: LaLaViajera

Palos de la Frontera destaca por sus lugares y su arquitectura, donde la Iglesia de San Jorge es uno de sus principales pilares. Su estilo es gótico mudéjar, y contiene en su interior una imagen en alabastro del siglo XIII con la figura de Santa Ana. Acompañándola, se encuentra un retablo de cerámica del siglo XVII junto a unos frescos de carácter renacentistas del siglo XVI. Como se ha comentado anteriormente, en esta Iglesia se dio lugar a una lectura previa antes de partir hacia América.

A escasos metros de la iglesia, en un cabezo, se pueden encontrar los restos del Castillo de Palos, donde numerosos investigaciones han realizado intervenciones arqueológicas. Asimismo, y en calidad de una de las piezas más importantes a nivel cultural, se presenta la Casa Museo de Martín Alonso Pinzón. En ella, se pueden encontrar mapas, utensilios e incluso pinturas relacionadas con la gesta colombina. Para concertar visitas guiadas, debe hacerse a través del Ayuntamiento.

Además de estos monumentos, se encuentran otros mencionados anteriormente como la Fontanilla o la estatua de Martín Alonso Pinzón, así como el Muelle de la Calzadilla, desde donde partieron las históricas carabelas. Éste fue construido con el objetivo de conmemorar el IV Centenario del Descubrimiento de América y fue restaurado a finales del siglo XX.

Finalmente, las plazas -como la de Andalucía- aportan una imagen viva al pueblo, además de su entrada, en la que las fresas, debido a la tradición del municipio con este fruto rojo, es una de sus señas de identidad.

La Rábida y el Muelle de las Carabelas

Muelle de las Carabelas | Imagen: Junta de Andalucía

A escasos cinco minutos del casco urbano de Palos de la Frontera, se encuentran los dos espacios dedicados al Descubrimiento de América. El primero de ellos es el Monasterio de La Rábida, un convento donde actualmente residen frailes de la orden franciscana y que se puede visitar. En sus salas, se encuentran numerosos cuadros sobre Cristóbal Colón y que también tienen una huella cristiana. En el interior de su Iglesia permanece la Virgen de los Milagros, toda una seña de identidad para el pueblo. Por su parte, el Muelle de las Carabelas ofrece una réplica exacta de la nao y las dos carabelas, además de la posibilidad de revivir el Descubrimiento, siendo éste un recorrido ideado para todo tipo de personas y también para los más pequeños.

Actualmente, tanto el Monasterio como el Muelle cierran los lunes. Por su parte, el convento abre de 10:00 a 18:00 de martes a domingos, mientras que las Carabelas permanecen abiertas al público los mismos días, desde las 10:00 a las 21:00. En invierno y hasta el 15 de junio cierran a las 19:30.